El purulento chupo por reventar

________________________________

¿El purulento chupo por reventar…?
________________________________

¿Cómo se financió la campaña del 2006?
-El pago de favores con los terrenos de la PCM, San Borja y Collique-

Por Eduardo Bueno León

Eduardo Bueno León
Sociólogo y Politólogo egresado de la Universidad Complutense de Madrid

Cuando hace unos años tomamos conocimiento que se quería subastar el terreno de la PCM en Miraflores, hicimos algunas preguntas incómodas que quedaron, como siempre en silencio. Era una operación muy rara que administró directamente el Ministro Enrique Cornejo. El diario El Comercio y Perú 21, así como diversas empresas constructoras ligadas a dichos medios aplaudieron la iniciativa.

El local de la PCM se heredó de los bienes de la familia Prado cuando durante el Velasquismo fueron expropiados algunos bancos de la oligarquía. Posteriormente fue sede de la Escuela Nacional de Administración Pública, donde en los años ochenta dictamos algunos cursos sobre El Plan Nacional de Desarrollo. La casona era de estilo clásico, una joya arquitectónica de la época de Leguía. El local podía haber servido para un museo o como sede académica de un organismo académico regional.

Alan García tenía verdadero apuro por vender dicho local y su extenso terreno. Se siguieron procedimientos de dudosa legalidad y se acaba de confirmar que fueron sub valuados.

La hipótesis que manejamos entonces y seguimos manteniendo ahora, es que con la venta de la PCM, San Borja y Collique, Alan García pagó favores de la campaña electoral del 2006. Sus deudas electorales las pagó con el patrimonio del Estado, y ya sabemos que García usa las campañas electorales para engrosar sus cuentas bancarias personales, por eso nunca le interesó institucionalizar al partido (pese a que algunos cándidos siguen hablando de institucionalidad), pues ello implicaba rendir cuentas de los gastos de campaña, gastos que siempre gestionó personalmente, tanto para él como para sus “colaboradores o amigos” más cercanos que le cuidan las espaldas. Recordar las cuentas de Mantilla o el repentino éxito inmobiliario de Jorge.

Ahora que Mulder haciéndose el olvidadizo escribe sobre la cleptocracia de Fujimori sería bueno que aclare, puesto que el era Secretario General, a cuanto ascendieron los ingresos y gastos de la campaña del 2006, y que se coteje dichas cifras con el costo real del uso de la televisión, radio, medios, viajes, movilización, etc.

Lo que da coraje, es que muchos apristas de buena voluntad, pusieron su dinero y esfuerzo a favor de la campaña del 2006 mientras el dinero circulaba por arriba, y luego ni les dieron las gracias o los famosos operadores de la PCM jorgista, los Huanuqueños que hablaban de los “filtros” para impedir que profesionales apristas sirvieran en la administración, les dieron la espalda o se burlaban de ellos.

¿Como se financió la campaña del 2006? Hasta los chilenos de la concertación “dieron la suya” (se infiere de las declaraciones publicadas por el diputado del PPD, Tarud) para impedir que ganara Ollanta Humala. El esquema fue copiado del PSI de Italia, que consistía en financiamiento ilegal de campañas electorales y devolución posterior con licitaciones, subastas y cambio de uso de suelo público para “inversiones”. Todo un esquema de política, elecciones y negocios.

Incluso otra vez los intonsos del PAP, no se percatan que el “gran logro” de Alan García en el 2006 no fue ganar a Ollanta Humala y derrotar a “revolución Chavista” (tesis del inefable Mulder), el gran “logro” fue reconciliarse con la derecha, regalarles entre 5,000 y 10,000 millones de dólares por los impuestos que no se cobraron a las sobre ganancias mineras (ofrecido en campaña y obligación del Presidente electo), y asegurar su futuro y el de sus cercanos amigos y “compañeros” con dinero fresco que ingresó en el 2006 y por el cual los empresarios, compañías y lobby’s NO PREGUNTARON COMO SE INVIRTIÓ.

Ojalá que las investigaciones lleguen hasta el final.

Saludos,

EBL

Anuncios